Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

A media caña

Después de esos sueños hondos, como si nuestra conciencia se hubiese aventado al más profundo abismo, desperté.
Sobre la mesa junto a la cama seguían los dos vasos de whisky, la inercia estiró mi brazo derecho para coger uno de ellos y resbalé de la cama golpeándome la frente. Estaba la ras, entre el polvo y una caja de cigarros cerca que apreté entre mis manos antes de volver a perder la conciencia o que eso recuerde como sueño.
De adolescente siempre sentía culpabilidad por no volver a tiempo a casa, ahora estaba libre de esa emoción, me acogía el deseo de aprovechar el día, levantarme y caminar por todas las calles donde mis huellas emiten un llamado a mi corazón que acelera el latido. Saqué un encendedor rojo y empecé a fumar no hallando comida en aquella casa, me puse la ropa luego de haber intentado arreglar la cama y beber el licor que sobraba mientras mis pensamientos se aclaraban y recuperaba los recuerdos. Las ojeras que llevaba eran bastante prominentes, los ojos los tenía e…

Lo soñé otra vez

Un bote se aproximaba, la neblina estaba tan densa que no existía horizonte alguno, o estábamos sobre una consistente nube plomiza, jugamos y grabamos esos momentos que supondremos luego inolvidables. Hice clic en enviar y recordé exactamente todo tu correo electrónico, leer tu nombre me provoca leves chispazos en el cuerpo.
Salí del sueño y me mostré preocupado, estuve en proceso de llevar todo lo anterior en recuerdos, la confusión fue tremenda: estuve engañando a mi cabeza. Me moví ligeramente para no despertar al cuerpo que me acompañaba aquel domingo por la tarde, verifiqué la hora y hubieron pasado dos horas luego de haber probado dos vasos de whisky en la celebración de un bautizo. Unos años después, mientras llegábamos al Callo, recordé mi cumpleaños dieciocho. Caminamos sobre las piedras y el cascajo recordando las circunstancias pasadas en el aquel mismo lugar. Tu cuerpo empezó a nublarse.
Desperté aprehensivo y tuve una tos imparable hasta que un dolor de cabeza me tomó por so…