Ir al contenido principal

Vómito púrpura

Han pasado muchos lunes con extravagantes anécdotas, algunos han quedado en recuerdos que posteriormente sólo llegan a proyectarse en sueños y son confundidos en falsos recuerdos. He dejado de rememorarlos, tuvieron mucha pinta para ser escritos con el corte de los relatos con los que empecé este blog. Luego de un receso y muchas lunas, esos lunes de tropelías, actos inexplicablemente extraños y embarazos volvieron a chocarse con mi tan precavida vida, o el esfuerzo de una así.

Nunca había deseado tanto apoyarme en la ventana del bus, perdía el equilibrio en un espacio tan poco ventilado, la escena se tornó psicodélica cuando sentí las primeras arcadas y nadie giraba a verme. No mires hacia los horizontes, no mires, no… Salpiqué a un señor que iba leyendo unas diapositivas sobre odontología delante de mí.
-¡Es sangre!, ¿es sangre?
Mentalmente le respondía con ironía: no, es chicha morada, no la de sobre, l-a d-e m-a-í-z y tres mandarinas.
La inmovilidad de todos los pasajeros, que cargaban la modorra de los lunes por la mañana y con dirección a sus trabajos, cambió desproporcionadamente. La señorita que iba a la izquierda no quiso ni verme porque los ojos ya los tenía puestos en una conversación de Whatsapp con los dedos agitándose vertiginosamente, como si se tratase de un incendio. Escuché un eco: “hacia abajo, hacia abajo”. Me provocó hasta reír ¡cómo podía alegrarme en una circunstancia así! para dejar de salpicar los demás pasajeros. El piadoso señor de mi derecha ordenó al chofer parar para poder bajar y terminar de hacer lo que tenía que hacer.

Exudaba y procuraba no divisar alrededor, suplicaba permanecer ciego ante lo que se avecinaba: un señor de talante pletórico de furia. Al terminar, el señor piadoso le limpiaba por detrás con mucha preocupación al ecuánime señor que fue manchado por mi vómito púrpura.
En el cabello, en el cabello también.

Es que hay muchos gajitos por todo lado.

Cuando escuché gajitos quise tirarme al piso y morir de risa por completo, había mordido tan rápido las mandarinas que no estaban del todo destrozadas ni la chicha morada del todo fresca. La acción involuntaria fue pedir perdón y recibir como respuesta un “Si ya está hecho, no tiene sentido que pidas disculpas” con un tono de mucha entereza, seriedad y a la vez de comprensión, esa misma comprensión paternal que algunas veces oí del mío.

Al subir nuevamente al bus la atmósfera fue distinta, parecía hasta festiva. Todos tenían algo nuevo que los iluminaba vivir o despertar, salir de su rutina. Volví al asiento dando ligeros tumbos, un poco extrañado inicialmente porque no sentía vergüenza, pese a tener la camisa, el pantalón y la maleta con los resquicios de la fruta. Estaba contento porque las miradas risueñas de los demás ahora llevaban la llama ardiente por contarlo, comentarlo o preguntar más sobre el hecho noticioso; como una pareja de ancianos que me preguntaron por mi estado de salud para recomendarme alguna pastilla que me permita el alivio del mareo. Muchos empezaron a llamar por teléfono “no sabes lo que me ha pasado…”, ese “me” ya me ponía de mejor humor: había aportado algo a los demás. Mi plan no era ser el típico vendedor que sin pasión alguna recita el mismo guión para vender o pedir algo. Mi plan fue bastante benévolo: reírme de mí ante los demás.

No llegué a tiempo al trabajo, tuve que llamar por teléfono para pedir una media hora más para ir a un baño cercano y poder limpiarme, no podía dar marcha atrás. Vi el reflejo de mis veintiocho años frente al espejo. No esperaba negligencia por haber aceptado las dos chelas (que al final fueron dos cajas) de un buen amigo al que le fueron desleal en su reciente relación un domingo por la noche. A estas alturas el pesar disipa ante el buen recuerdo que obtenía, pero sobre todo lo que pude haber hecho por los demás, ser el reflejo de ellos mismos en sus peores momentos y entender que esos peores momentos pueden significar darle un poco de brillo a la tan opaca vida transita por las calles de Lima. 

Hasta el próximo lunes.       

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Navaja

Más de 10 horas en la universidad  por día durante la semana, un sueño (intento de pesadilla) que me despertó sudoroso y un fin de semana en el que volví a probar aquel mundo oscuro que siempre contenemos en nuestras mentes retorcidas.
Había terminado de comprar el pan de la mañana de la típica tienda de la esquina, de pronto entra un joven que hábilmente posiciona una navaja en mi rostro, lo sentí tenso, firme, a punto de insertarse en mi piel. Me sujetó para llevarme a mi casa, vi hacia las ventanas del segundo piso, divisé a mi tío, le mandé un mensaje. “Sal”. Fácilmente mi tío se aproximó y pudo librarme del maleante que había tirado su navaja, la tomé y me dirigí hacía él para propinarle un certero corte en todo el cuerpo…
Desperté y quise interpretar todos los elementos simbólicos que tuve en ese sueño… pero los síntomas de la gripe y una creciente picazón en los ojos me llevaron nuevamente a los brazos de Morfeo.
No quería levantarme, tenía fiebre y dolor muscular, pero tenía que …

Cuchicanca: IV Festival del lechón en Orcotuna

Un fin de semana cualquiera, piensas "¿adónde voy ahora?", extrañamente prendes el televisor y te enteras de un festival de lechón, sin cuestionar nada, alistas la cámara de fotos, algo de sencillo en el bolsillo y sobre todo: muchas ganas para comer, conocer y caminar.
El destino: El distrito de Orcotuna.
Toponimia: ORCO – Cerro y TUNA – Rincón Ubicación: Ubicada en la provincia de Concepción, región Junín, Perú.
¿Cómo llegar?
Si vives en Huancayo, se encuentra a 15 kilómetros, en la margen derecha del río Mantaro. Si chapas una combi llegas en 20 minutos, en tu troncomóvil (particular), en diez minutos.
Si vives en Lima, viaja a Huancayo. Y si vives en el extranjero, viaja a Perú.
Una de los platos más reconocidos de la zona es el lechón, es por eso que se han ganado el apelativo de "cuchicancas". Así que para impulsar el turismo, al igual que en los últimos años, se realizó el "IV Festical del lechón".
Tenía que aprovechar el momento, ya que soy amante de la c…

A todas ellas

Hoy es el Día Internacional de la Mujer, unas celebran y otras conmemoran, algunas buscan un pretexto para recibir un regalo o un saludo y algunas otras siguen luchando por lograr una auténtica igualdad de derechos, y es que por muchos años de historia la mujer ha sufrido un estigma, que aún en muchos país padecen mediante la violencia, la represión y miles de formas que la propia cultura manifiesta en cada territorio, lo bueno es que la culturas son cambiantes y modificables. Hoy tengo presente a todas, a las que son madres, a las que no lo son, a las que quieren serlo pero no pueden, a las que no quieren serlo y lo son, a las que lo son y se arrepienten, a las que no lo son y no pretenden serlo; a las madres adoptivas, a las que lo son a la fuerza, a las que desarrollan el instinto maternal y a las que no, a las que no desean una familia y las que tienen una, a mujeres con muchos hijos, a las mujeres que perdieron a sus hijos, a las que creen que tener hijos varones es mejor que tene…